News

Maquillar los sistemas legado no puede esconder la ineficiencia de una infraestructura bancaria obsoleta

A pesar de reconocer que los usuarios desean experiencias convenientes, relevantes, sin fricción, instantáneas y personalizadas, algunas instituciones permanecen reacias a ir más allá de los sistemas legado que no posibilitan dichas experiencias.

Blog,
Sue Laws – SVP Business Solutions Group

Evidentemente, las instituciones financieras reconocen que sus clientes desean y esperan experiencias convenientes, relevantes, rápidas, sin fricción, instantáneas y personalizadas. Lo que muchas de estas organizaciones no logran reconocer o entender es el cambio sustancial de cultura y tecnología que debe ocurrir para transformar estas expectativas con base en términos populares de mercadeo a estrategias con una misión definida. Esta reticencia de ver más allá de estrategias obsoletas de negocio e infraestructuras legado previene la transformación significativa que sostendrá el éxito y lo reemplazará con interfaces de front-end llamativas en lugar de sistemas legado. A la larga, maquillar las infraestructuras heredadas no tiene ningún efecto positivo para encubrir las limitaciones de dichas tecnologías. Adicionalmente, puede ser decepcionante cuando se conoce que los competidores están haciendo esfuerzos holísticos para crear experiencias del cliente excepcionales, en las cuales evidencia lo que está por detrás de un rostro bonito.

Los bancos deben ser más que una cara bonita para sobrevivir

Los clientes de hoy en día están más educados sobre las tácticas de marketing superficiales y cambios que hacen poco para responder a sus demandas. La pandemia ha revelado lo ágil y creativas que pueden ser las instituciones financieras, desde la más grande a la más pequeña, cuando se trata de implementar el trabajo remoto, la accesibilidad a banca digital y la agilización de solicitudes de préstamos. Estos esfuerzos logrados ahora forman parte de la nueva normalidad – no sólo una respuesta a una emergencia.

Simplemente implementar nuevas tecnologías para estar en tendencia, sin tomar en cuenta los problemas sistémicos en la banca también pone a las instituciones en riesgo de continuar con discrepancias dentro de la banca digital que debilitan la confianza del cliente. Por ejemplo, una pareja que envió una solicitud al mismo tiempo a través de un crédito en línea para su Apple Card en 2019, se llevó la sorpresa que el esposo recibió 20X más crédito que su esposa sin importar que ella tenía mejor puntaje crediticio y otros factores importantes a su favor. Hubo poca transparencia y responsabilidad brindada en el proceso que explicaba el porqué de esta decisión, llegando a la conclusión que el algoritmo fue creado con un sesgo sexista. Otro ejemplo es el incremento prevaleciente de las criptomonedas y otro tipo de capital digital en la medida que el capital tradicional como ser los bienes inmuebles, está siendo menos accesible para las generaciones más jóvenes. Varios bancos de gran tamaño y antigüedad se han demorado en realizar los cambios necesarios para integrarlos en sus plataformas de activos digitales, lo que ha llevado a muchos clientes jóvenes a huir a las fintechs y los neobancos que comprenden su lucha y los apoyan en este nuevo camino para generar riqueza.  

Esto no es simple cambio de imagén – es un cambio de estilo de vida

El maquillaje aplicado de manera correcta puede cubrir imperfecciones hasta cierto punto, como manchas de sol, efectos de una mala dieta o o poco ejercicio. De igual manera, las interfaces bancarias impecablemente diseñadas solo pueden llegar hasta cierto punto en cuanto a encubrir las limitaciones e incongruencias de los sistemas bancarios heredados con el futuro de los servicios financieros. Cumplir con la promesa completa de transformación digital para sus clientes requiere que las instituciones financieras se comprometan a modernizar su infraestructura bancaria en todos los ámbitos. Tanto las fintechs, los bancos challenger, los neobancos, bancos comunitarios como los bancos Tier 1 enfrentan diferentes desafíos y necesidades, pero todos corren el riesgo de caer en desgracia sin una transformación sustancial de sus capacidades e infraestructura.

Así como un cambio de estilo de vida, esta transformación no tiene que suceder súbitamente para que sea efectiva y longeva. Si bien algunos bancos pueden optar por retirar la curita de un solo jalón e implementar tecnologías de core bancario completamente nuevas de una vez, otros pueden optar por construir nuevos sistemas junto con los existentes y hacer la transición con un enfoque más escalonado. Cualquiera de estos caminos se puede respaldar de manera efectiva con una arquitectura abierta como la que ofrece Temenos, lo que permite una total flexibilidad y control para que las instituciones puedan elegir la combinación de socios y recursos que mejor se adapte a sus necesidades.

Una amigo verdadero te diría si tienes labial en los dientes, y hoy más que nunca es evidente que las instituciones financieras necesitan este tipo de amigo. Con el aliado tecnológico adecuado, incluso el banco más reacio al cambio puede encontrar un camino hacia una transformación tecnológica exitosa que respalde su éxito tanto a corto como a largo plazo.

Blog,
Sue Laws – SVP Business Solutions Group