News

Open Banking en LATAM – ¿Revolución o Evolución?

Blog,
Enrique R. O'Reilly – Director Regional Latinoamérica y El Caribe

La banca se está aperturando alrededor de Latinoamérica. Las Fintechs están surgiendo en número e impacto. Y cada vez más, estos nuevos jugadores están formando alianzas – con los bancos existentes – en lugar de solamente competir con ellos.

Esto crea grandes oportunidades para hacer de la banca algo mejor. Como por ejemplo, crear soluciones personalizadas para cada área del manejo de las finanzas personales para cada cliente, entre ellas: ahorros, crédito, administración de presupuesto, puntuación de crédito e inversiones. Asimismo, en medio de la lucha contra la pandemia del coronavirus – la prevención del crimen financiero para los más vulnerables, y asistiendo a personas a manejar sus finanzas y obtener préstamos de vivienda aunque tengan ingresos impredescibles.

La Banca Abierta es un impulsor clave en este enfoque colaborativo y “abierto”. De esta forma es cómo los consumidores permiten a proveedores de terceras partes el uso de su información financiera con plataformas externas de productos y servicios. Esto se logra a través de las APIs (Application Programming Interfaces), por sus siglas en inglés.

La Banca Abierta puede beneficiar tanto a los proveedores bancarios como a los clientes bancarios de la misma forma, a través de productos y servicios innovadores y diferentes, así como experiencias. Para conocer más sobre el progreso de la banca abierta, TEMENOS se unió a Economist Intelligence Unit (EIU) para realizar un nuevo reporte. Esto combina el análisis de expertos con los hallazgos de un estudio global de 2020 de 300 ejecutivos bancarios de la banca de consumo, corporativa y privada. Más de la mitad de los encuestados son de nivel C-suite.

Los descubrimientos sugieren indicaciones claras para los próximos pasos en la trayectoria de la Banca Abierta en América Latina.

Latinoamérica utilizará la regulación para impulsar la Banca Abierta

En el 2019, habían 1,166 fintechs en América Latina en 18 países. Esto representó un aumento del 67% en solo dos años. El informe de EIU señala que este auge de la tecnología financiera se vio favorecido a raíz de la regulación, como la ley de tecnología financiera de México en 2018 y la Circular 4.015 de Brasil. Estas leyes redujeron las barreras de entrada y atrajeron nuevo capital. De hecho, los encuestados latinoamericanos de la encuesta de EIU señalaron que la regulación de la tecnología digital tendrá el mayor impacto en los bancos de la región para el 2025. Este dato fue superado solo por el de las nuevas tecnologías digitales.

Los reguladores latinoamericanos ahora se están enfocando en impulsar la Banca Abierta. México lanzó la primera etapa de sus regulaciones en junio de 2020, mientras que Brasil lanzó recientemente su iniciativa de implementación de Banca Abierta. Chile sentó las bases para la Banca Abierta en septiembre de 2020 con una ley de Portabilidad Financiera para ayudar a los clientes a moverse más libremente entre proveedores. Su objetivo es publicar las regulaciones completas de Open Banking en los próximos dos años. Colombia también ha anunciado la intención de desarrollar un estándar de Banca Abierta. A diferencia de otros países, se espera que el estándar colombiano sea voluntario y los bancos se unan cuando estén listos.

El Covid está acelerando la Banca Abierta

Antes de la pandemia, la banca en Latinoamérica ya estaba comenzando a digitalizarse. Por ejemplo, el uso de la billetera móvil estaba creciendo rapidamente en la medida que la cobertura móvil iba surgiendo. Se predice que alrededor del 86% de adultos en la región tendrá un teléfono inteligente para el 2025.

La pandemia ha acelarado la banca digital en AÑOS. Ahora es menos probable que los clientes usen las sucursales o el efectivo y adopten más los canales digitales. 66% de los Latinoamericanos dicen que usaran el efectivo con menor frecuencia. [1]

Esto significa que ya existe un GRAN CAMBIO, ya que anteriormente alrededor del 80% de las transacciones en Latinoamérica eran a través del efectivo.

El informe de EIU sugiere que la pandemia ha demostrado ser un poderoso impulsor de la Banca Abierta y el ecosistema fintech. Esto será oportuno para América Latina, ya que su industria bancaria busca encontrar respuestas innovadoras y rápidas a las cambiantes demandas de los consumidores. El 48,1% de los encuestados latinoamericanos en la encuesta de EIU se ven actuando como un verdadero ecosistema digital y que esto llevará a la evolución de su actual modelo de negocio digital. Y, la Banca Abierta será una fuerza de empuje para lograrlo.

La tecnología digital es clave para el éxito de la Banca Abierta

El informe de EIU encontró que el 87% de todos los países a nivel mundial tienen algún tipo de APIs abiertas en marcha. Los bloques de construcción están ahí. Y como hemos visto, los reguladores en América Latina buscan impulsar el cambio.

Sin embargo, la Banca Abierta solo puede ser exitosa y sustentable si cuenta con la confianza del cliente.

Los consumidores deben ver un beneficio claro al compartir sus datos. Esto significa productos diferenciados y personalizados. También significa sistemas estables y confiables que son capaces de manejar aumentos abruptos en la demanda y brindar un servicio rápido a medida que despega la Banca Abierta.

También deben confiar en que sus datos estarán protegidos. Y el 44% de los encuestados latinoamericanos en el estudio de EIU dijo que la seguridad cibernética era un enfoque principal para sus inversiones en tecnología.

Los complejos sistemas legado de TI que aún utilizan muchos bancos no pueden brindar la confianza que requiere la banca abierta. Tienen un alto riesgo operativo, lo que significa que los nuevos servicios no se pueden implementar sin problemas. No tienen la capacidad para crear y lanzar productos rápidamente. Y no pueden innovar ni crear experiencias personalizadas e hiperpersonalizadas.

Para que la Banca Abierta sea exitosa, los bancos deben adoptar una arquitectura digital end-to-end.

Esto requiere plataformas bancarias modernas con estos elementos:

  • Basado en APIs abiertas. Esa es la única forma en que los bancos pueden colaborar con proveedores externos para crear valor.
  • Impulsado por analítica de IA. Esto permite que los datos sean fácilmente procesados ​​por proveedores externos. También significa que los bancos pueden aprovechar los datos internamente y obtener información de alta calidad para una mejor personalización del servicio. Esta fue una de las principales prioridades para casi un tercio (32%) de los encuestados en el estudio de EIU. 
  • Con escalabilidad elástica. Las tecnologías avanzadas como la nube pueden hacer frente a un uso altamente variable y en rápido aumento.
  • Altamente Seguro. Las plataformas de los bancos deben tener los más altos estándares de seguridad. Esto incluye áreas como autenticación, autorización y control de acceso.

¿Revolución o Evolución?

Unos años después del surgimiento de la Banca Abierta, se está produciendo simultáneamente una revolución y una evolución en Latinoamérica. Se necesitará tiempo para que este cambio fundamental evolucione por completo. Pero no hay duda de que la tendencia se está acelerando, más aún debido a la pandemia. Y con tecnología bancaria avanzada, Open Banking está en camino de ser verdaderamente revolucionario para los bancos, sus aliados fintech y miles de millones de clientes bancarios.


Fuente: [1] https://www.paymentsdive.com/ex/mpt/news/mastercard-survey-show-global-surge-in-digital-payments/?

Blog,
Enrique R. O'Reilly – Director Regional Latinoamérica y El Caribe