News

¿Qué es la Inteligencia Artificial Explicable (XAI)?

Una Breve Historia de la Inteligencia Artificial

Blog,
Hani Hagras – Chief Science Officer, Temenos

La Inteligencia Artificial (AI) tiene el potencial de transformar la forma en la que operan los bancos y los servicios que prestan a sus clientes.  No obstante, no toda la IA es igual.  En este blog exploramos qué es la IA Explicable, la historia de la inteligencia artificial y por qué es superior a otras formas de IA tipo “black-box”.

¿Qué es Inteligencia Artificial Explicable?

La IA Explicable, a menudo abreviada como XAI (por sus siglas en inglés), es un segmento de la inteligencia artificial que valora tanto los procesos de IA claramente definidos y entendibles como sus resultados mismos. El objetivo de los desarrolladores de programas de XAI es crear máquinas que apliquen procesos transparentes.

Historia de la Inteligencia Artificial

El término “inteligencia artificial” fue acuñado por John McCarthy en 1955 como parte de su propuesta para una cumbre académica organizada por él sobre el tema. Por décadas, McCarthy estuvo escribiendo acerca de la inteligencia artificial y experimentando con ella, a la vez que animaba a la gente a lidiar con las implicaciones de esta pregunta: ¿Y si pudiéramos construir una máquina que pueda pensar como nosotros? Una de sus frases más importantes en este sentido consta en su artículo publicado en 1979 “Asignación de Cualidades Mentales a las Máquinas”:

Se puede decir que las máquinas, al igual que un simple termostato, tienen opiniones y tener opiniones parece ser una característica de muchas máquinas capaces de resolver problemas.

Para ayudarnos a entender cómo llegamos a este concepto revolucionario debemos regresar en la historia y conocer la evolución de las máquinas.

1ra Revolución Industrial

La proliferación masiva de herramientas de transferencia de energía empezó durante la 1ra Revolución Industrial (~1760-1840).  Por ejemplo, el calentamiento de agua para crear vapor permitió activar un motor a vapor para girar y mover un vehículo.  En lugar de pasar todo el día cavando un pozo, era más productivo desarrollar una máquina que lo podía hacer en 1/10º del tiempo y durante el resto de su vida útil.  Los avances en esta época incrementaron significativamente la productividad de las personas, pero… ¿Y si estas herramientas pudieran activar otras máquinas más poderosas y productivas?

2da Revolución Industrial

Durante la 2da Revolución Industrial (~1841-1950), los seres humanos encontraron formas de hacerlo.  Utilizaron herramientas de transferencia de energía para crear herramientas aún más productivas y especializadas como la línea de montaje.  Al final del siglo se hicieron avances significativos no solo en la creación y almacenamiento de electricidad, sino también en su uso como fuente de poder para impulsar máquinas.  Sin embargo, estas herramientas solo podían realizar una función: una rueda podía simplemente girar o no girar; un interruptor podía encender o apagar, pero…  ¿Y si pudiéramos desarrollar máquinas capaces de realizar múltiples funciones?

3ra Revolución Industrial

La humanidad respondió a esa pregunta durante la 3ra Revolución Industrial (~1951-2000).  Con el advenimiento de las computadoras centrales y la programación, los seres humanos pudieron fabricar máquinas que estaban en capacidad de realizar funciones múltiples o rendir diferentes resultados, dependiendo de los datos ingresados (un excelente ejemplo es la clásica ecuación “si”).  Con las computadoras creamos programas complejos que pueden decidir o arrojar múltiples resultados dada una cantidad casi interminable de datos ingresados.  Sin embargo, las computadoras seguían estando limitadas por una cosa – la capacidad de sus creadores de crear la lógica de sus programas, pero…  ¿Y si pudiéramos crear una computadora que no solo cree su propia lógica sino que además pueda continuar optimizándola en el tiempo sin necesidad de intervención humana?

4ta Revolución Industrial

Nos encontramos en la 4ta Revolución Industrial (~2,000-?) en la que los científicos e ingenieros están desarrollando programas que pueden crear y aprender por sí mismos – la inteligencia artificial.  Si, los seres humanos todavía tienen que crear la lógica inicial de estos programas; sin embargo, la meta es que las computadoras eventualmente puedan aprender y mejorarse más rápido de lo que los seres humanos lo podrían haber hecho por sí solos.  Aunque todavía se encuentra en una etapa inicial, las oportunidades (y también los peligros) que presenta la IA parecen casi interminables en tanto en cuanto los seres humanos puedan afinar las máquinas para irlas perfeccionando.  Esa es la razón por la que la IA Explicable es tan importante.

Por Qué la XAI es Superior a la Inteligencia Artificial Tipo Black-Box

Los programas tradicionales de inteligencia artificial tipo caja negra presentan los siguientes problemas:

  • Dificultad para verificar si los resultados están “correctos”
  • Dificultad para entender en qué estuvo mal el sistema de IA para poder hacer las mejoras respectivas
  • Dificultad para entender los sesgos y prejuicios de los creadores

Actualmente los riesgos de confiar en la inteligencia artificial son muy grandes.  Muy pocas personas están dispuestas a apostar sus organizaciones o negocios en resultados en los que no pueden confiar o que no pueden verificar.  En Temenos vemos a la IA Explicable como la forma segura y poderosa para que los bancos transformen su servicio al cliente así como sus operaciones y servicios financieros.  Para conocer más al respecto, le invitamos a asistir a nuestro reciente seminario web “IA Explicable – No Solo Deseable sino Imprescindible” en el que Janet Adams y Hani Hagras discuten acerca de porqué los bancos necesitan apalancarse en la XAI para impulsar su transformación digital.

Filed under:

Blog,
Hani Hagras – Chief Science Officer, Temenos