News

Listos para despegar: Cómo WealthTech está ayudando a la banca patrimonial a florecer en LATAM

Blog,
Enrique R. O'Reilly – Director Regional Latinoamérica y El Caribe

La banca privada en América Latina está en auge. Y con las herramientas digitales correctas, los administradores de banca patrimonial ahora están llegando a una comunidad ampliada y de forma mucho más afluente que antes, escribe Enrique Ramos O’Reilly, Director Regional de TEMENOS para América Latina.

El retorno de la estabilidad económica y política a la mayoría de los países de América Latina ha traído muchos dividendos, entre ellos la decisión de sus ciudadanos de invertir sus ahorros en el país. La región, alguna vez sinónimo de hiperinflación y fuga de capitales, ahora cuenta con mercados financieros prósperos respaldados por fondos de pensiones locales y otros administradores de activos.

Por lo tanto, era solo cuestión de tiempo antes de que los bancos y brokers nacionales comenzaran a ofrecer servicios de administración de patrimonio a personas de alto poder adquisitivo y de alto patrimonio. ¿Por qué mantener su dinero en Suiza si puede tenerlo más cerca de casa?

En su mayoría, son los principales bancos minoristas los que han establecido nuevas unidades de negocios de gestión patrimonial, con soporte informático de sus casas matrices, pero poco en el camino de soluciones informáticas especializadas que permitan a sus asesores hacer un buen trabajo.

Sin embargo, al igual que todo lo relacionado con la tecnología, aquellos que se están poniendo al día, a veces superan a los negocios establecidos en otras regiones. Y la industria de banca privada de América Latina tiene una oportunidad única para aprovechar las funciones de WealthTech que mejoran la productividad para ofrecer un mejor servicio a los clientes, al tiempo que permite a los asesores automatizar las funciones administrativas y de cumplimiento lento.

Todos los indicios apuntan a que este es el momento adecuado para que los gestores de patrimonio de la región inviertan en nuevas herramientas digitales. De acuerdo con el Global Wealth Report 2017 de Boston Consulting Group, América Latina fue la segunda región de mayor crecimiento después de Asia Pacífico en 2016, con $ 5,4 billones en activos. Y aunque la cifra sigue siendo solo una fracción de los $ 166 billones en riqueza global estimados por BCG, la porción de América Latina crecerá de manera constante. “Para la región en su conjunto, las perspectivas son halagadoras después de las acciones de los gobiernos nacionales para impulsar el sector privado y atraer inversiones”, dice el informe. “Cuando se considera la inflación, se espera que la riqueza crezca un 5% anual para alcanzar los 7 billones de dólares en 2021”.

En TEMENOS, estamos viendo estas mismas tendencias desarrollándose en tiempo real. Hemos estado asesorando a los bancos de la región por más de 15 años y hoy el apetito por invertir y aprovechar la tecnología digital en la región está aumentando a un ritmo sin precedentes.

Pero nada de esto subestima los desafíos que enfrentan los administradores de riqueza de América Latina. Para empezar, hay muchos menos productos de inversión en el portafolio, que en mercados más maduros. Esto se debe en gran medida al hecho de que la regulación nacional a menudo determina las clases de activos que se ofrecen; los fondos de pensiones locales, por ejemplo, enfrentan restricciones sobre los tipos de productos de inversión a los que pueden acceder en el extranjero.

Dado el tamaño actual del negocio, a veces es difícil para los asesores latinoamericanos, y sus bancos en la casa matriz, ver el valor de invertir en fintech. Creen que el tamaño del mercado aún no justifica el gasto de algunas de las herramientas más sofisticadas disponibles para asesores patrimoniales en mercados más maduros, como por ejemplo productos para evaluar la volatilidad de las carteras, o que permitan el reequilibrio en tiempo real de las inversiones coincidiendo con el perfil de riesgo del cliente.

Existe, sin embargo, una gran demanda de herramientas que permiten a los asesores de banca patrimonial ser más productivos. Ven el valor en la tecnología que hace su trabajo más fácil y que libera tiempo para ver a los clientes. Esto puede ser tan simple como un software que permite a los asesores ejecutar datos del cliente en una tableta u otro dispositivo portátil, permitiéndoles encontrar clientes usualmente muy ocupados, en donde quiera que estén: en su casa, en el campo de golf o en una terminal del aeropuerto.

También hay interés en los productos de WealthTech que ayudan a automatizar ciertos requisitos regulatorios que requieren mucho tiempo, como los controles de salud de “conozca a su cliente”. Antes de la digitalización, esto significaba completar y procesar cuestionarios detallados. También se está implementando la automatización para implementar las reglas de MiFID, conocidas en la región como prácticas de venta, que requieren que los bancos comprendan las prioridades de riesgo e inversión de sus clientes y ofrezcan productos que sean apropiados para las necesidades de sus clientes.

Para el mercado afluente masivo (definido como individuos con ahorros entre USD250k y USD1m), WealthTech puede ayudar a los equipos de investigación a diseñar modelos de asignación de activos y portafolios para adaptarse a diferentes grupos de clientes, definidos por su edad, perfil de riesgo, tamaño y plazo de las inversiones, entre otros parámetros, y para lanzar nuevos productos al mercado más rápido.

También vendrán otros avances en Wealth Tech, como robo-advisors, ya que los servicios automatizados de asesoría de inversión son la clave para ofrecer servicios de banca privada a los más acaudalados, a un costo que pueden pagar tanto los bancos como sus clientes.

Con el retorno de la prosperidad económica y la estabilidad financiera, la administración de la riqueza finalmente tiene la oportunidad de desarrollar todo su potencial en América Latina. Y con las herramientas adecuadas de Wealth Tech, los asesores podrán ofrecer un servicio mejor, más rentable y más centrado en el cliente.

Blog,
Enrique R. O'Reilly – Director Regional Latinoamérica y El Caribe